Los Trabajadores Obesos Tienen Menos Probabilidades De Ganar En Disputas Laborales

Updated: Oct 23, 2020

Abogados laborales de California analizan las protecciones de ley para trabajadores que sufren de sobrepeso y obesidad.


Las empresas generalmente pueden terminar o negar empleo a menos que discriminen por motivos de raza, origen nacional, enajenación, edad, sexo o discapacidad. La FEHA es la ley de California que prohíbe dicha discriminación laboral. Las leyes federales definen la discapacidad protegida de manera diferente a la FEHA.



En una corte del condado de Los Angeles, un empleado obeso que aplica por discapacidad debe comprobar que su sobre peso es el resultado de una condición fisiológica.


En el caso de Cassista v. Community Foods, Inc., una tienda de alimentos saludables le negó el empleo a un solicitante de empleo. La Sra. Cassista medía 5'4 "y pesaba 350 libras. Anteriormente había trabajado en varios restaurantes, administraba una tienda de sándwiches y trabajaba como ayudante en hogares de ancianos. Solicitó una de las tres vacantes en Community Foods.


La Sra. Cassista declaró en su entrevista que no tenía limitaciones físicas que pudieran interferir con su capacidad para hacer el trabajo. Volvió a llamar unas semanas más tarde y se le informó que no había sido seleccionada para el trabajo. El coordinador de personal de Community Foods le dijo a la Sra. Cassista que habían contratado a personas con más experiencia. El coordinador también admitió haberle dicho que "había cierta preocupación por su peso".


Dias después testificó que la respuesta del coordinador de personal fue más explícita, en el sentido de que "algunos supervisores estaban preocupados de que no pudieran ejercer el trabajo debido a su peso" Más tarde, se llamó a la Sra. Cassista para una reunión con los miembros de Community Foods, en cuyo momento ciertos miembros explicaron cómo el peso de alguien puede afectar su desempeño.


Artículos Relacionados:


La Sra. Cassista estaba insatisfecha con la reunión y presentó una queja ante el Departamento de Empleo y Vivienda Justa alegando discriminación por su peso. El DFEH luego decidió no presentar una queja, por lo que la Sra. Cassista presentó una demanda contra Community Foods en un tribunal estatal alegando que se le negó el empleo en violación de la FEHA (Ley de Empleo y Vivienda Justa) por ser obesa.


El tribunal de primera instancia instruyó al jurado que el demandante prueba que "de no haber sido por la discapacidad del demandante, el acusado la habría contratado". El jurado emitió un veredicto unánime a favor de Community Foods. El Tribunal de Apelaciones de California revocó y sostuvo que Community Foods consideraba que el peso del demandante era una desventaja física tal como se define ese término en virtud de la FEHA, y que el tribunal de primera instancia cometió un error al instruir al jurado que el demandante debía demostrar que, salvo por su peso, ella habría sido contratada.


La Corte Suprema de California revocó y sostuvo que el peso puede calificar como una "discapacidad" o "discapacidad" protegida en el sentido de la FEHA solo si la evidencia médica demuestra que:


  • Resulta de una condición fisiológica que afecta a uno o más de los sistemas corporales básicos; y


  • Limita una actividad importante de la vida.